Cambio climático: la catástrofe planetaria

César Tovar de León 06:11

La sopa química contaminada con metales pesados, sin descartar los elementos radioactivos subterráneos se vierte en estanques sin revestimiento. Se filtra en los acuíferos subterráneos y en la superficie, se desborda hacia los arroyos, envenenando las fuentes de agua corriente superficial, freáticas y subterráneas para el uso humano, en la agricultura y ganadería. El gas también puede filtrarse desde las rocas fracturadas hacia los acuíferos. Como resultado, el agua que fluye de grifos domésticos puede arder en llamas. Otros daños documentados incluyen agotamiento de caudales y suministros de agua potable por el consumo enorme de aguas crudas, contaminación del aire por la perforación y las plataformas de bombeo, grandes emisiones de carbono y metano que agravan el calentamiento global, terremotos y daños a la salud que incluyen cáncer. ¿Si quedan 9 años de plazo para modificar 45% de las fuentes de energía en el planeta a que conduce proyectar el fracking para extraer más gas y petróleo?

Por Oscar Rivera Luna
Ingeniero agrónomo UNAL, Investigador y estudioso del Cambio Climático

Colombia perdió 79 mil kilómetros cuadrados de mar de coral en 2012 debido a la abulia, pereza y falta de amor del país. Con la sentencia de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, la soberanía de tres islas principales, San Andrés, Providencia y Santa Catalina, y siete islas y cayos menores, Albuquerque, Serrana, Serranilla, Bajo Nuevo, Bolívar, Roncador y Quitasueño, se ha confirmado, pero el mar que los rodea, las zonas de pesca y los medios de subsistencia de las familias de pescadores tradicionales se han perdido, sumiendo a la población indígena en la pobreza. El archipiélago ha sufrido ahora la cruda realidad del huracán Iota, un huracán de categoría 5, que ha afectado casas en las colinas, playas y paraísos de coral. Porque no se ha tomado precaución básica y la gestión de riesgos se encuentra en sus comienzos en un territorio vulnerable a los huracanes; una amenaza escrita y advertida. Al igual que en Colombia, todavía no se ha puesto en marcha el enorme plan de adaptación y mitigación del cambio climático, y sus 50 millones de habitantes no han sido informados de sus causas y efectos devastadores, por no hablar de las medidas de mitigación y adaptación necesarias para evitar el caos que la comunidad científica había advertido.

En 1900, el contenido de carbono equivalente en la atmósfera fue de 315 ppm, en mayo de 2020, el contenido de carbono equivalente alcanzó una cima histórica de 418 ppm a pesar de la cuarentena mundial y la tranquilidad del transporte aéreo y automóviles impuestos por la pandemia viral. Las temperaturas máximas se han alcanzado en diferentes partes del mundo, y el nivel del mar aumenta en cada giro debido a la debilitación de la fundición y el desgarro de los icebergs del Ártico y Groenlandia, lo que provoca el derretimiento de la Banquesa ártica. Un iceberg de millones de toneladas se desprendió de la Antártida. El calentamiento del permafrost ártico provoca la exhalación de millones de toneladas de carbono y metano, atrapados bajo la tierra eternamente congelada durante miles de años, que ahora se funden y escapan por fracturas y cráteres. Sus gases inflaman miles de pozos de hielo que emiten llamas en la oscuridad helada de la noche. El calentamiento de los océanos libera metano CH4 profundidades abismales menos frías en forma de hidratos de carbono. Modifica la cantidad de fitoplancton bioluminiscente que existe y brilla en los océanos, fotosintetizando y exhalando oxígeno. La esencia de la cadena alimentaria marina sufre la acidificación del mar. El fitoplancton disminuirá en las zonas cercanas a Ecuador y podría aumentar en el océano Austral y en algunas partes del Atlántico Norte. El calentamiento global provoca el encogimiento de los glaciares y el derretimiento del hielo marino, exponiendo superficies más oscuras y absorbentes que reducen el albedo moderador del clima de la Tierra. Cuando disminuye el albedo con polos, se reduce el fenómeno de refracción de la luz solar y el regreso de la energía y el calor a la atmósfera. Por lo tanto, sufrimos una mayor adsorción del calor y la energía solar en la Tierra, lo que contribuye al aumento de la temperatura y el nivel del mar que inunda los atolones, las islas y los islotes de coral del Pacífico sur, erosiona y derriba los acantilados, devora las playas, invade las zonas costeras, arrastra los restos de los glaciares y las fracturas y arrastra los helados flotantes.

El calentamiento global cambia los delicados mecanismos de regulación de la biosfera: el espacio en el que se desarrolla toda la vida animal, vegetal y humana en la Tierra. Del sótano a la atmósfera. Sus límites son difíciles de determinar porque se encontraron bacterias vivas a 2 metros bajo tierra. Gusanos marinos albinos que se alimentan de las emanaciones químicas del magma y los seres espectrales a más de 4.000 metros bajo la superficie. Las aves migratorias fueron vistas volando hasta 9 metros. Existe una enorme diversidad de especies fosforescentes en las profundidades frías del océano, adaptadas a la oscuridad total y a la enorme presión del agua salada.

El cambio climático cambia las corrientes oceánicas y las migraciones de especies, como los atunes y barracudas viajeros, lo que disminuye los nutrientes en algunas regiones. Las criaturas luminosas contienen y utilizan clorofila en su fotosíntesis vital, capturando una gran parte azul del espectro luminoso y enviándola con coloración verde. Así pues, si el fitoplancton que sufre la acidificación del mar y el calentamiento de las aguas marinas disminuye, el agua se verá más azul y las especies migratorias lo sufrirán; los depredadores del alose (Megalops atlanticus) dotados de poderosas escamas plateadas. Swift tuna; Atún albacore llamado albacoras. Las ballenas negras de Nueva Zelanda, Australia y Tasmania se confunden y mueren en aguas poco profundas. Bonite azul rápido (Euthynnus alletteratus). Las rayas pastenagas; Manta birostris migran de Malpelo a Panamá. Carcharhinus falciformis; tiburones sedosos migratorios. Debemos detener la eliminación de plásticos tóxicos y aguas residuales que han empezado a sofocar los simbiontes de los pólipos de coral vivos con algas coloridas, habitadas por hermosas criaturas en la danza del mar. Al cambiar nuestra conducta, debemos evitar que los humos viscosos aniquilen los corales blandos y pedregosos, cuna de la vida, y que continúen modificando el ph marino.

Los 57 mil millones de toneladas de carbono equivalente que emitimos anualmente en la atmósfera provocan temperaturas elevadas en los hábitats animal, vegetal y humano. La cubierta de humo; las partículas submicrónicas atrapan la radiación infrarroja de mayor longitud de onda que la radiación ultravioleta emitida por el sol y producen el efecto invernadero. Esto se manifiesta en la multiplicación y empeoramiento de huracanes, ciclones, tifones y la multiplicación de tornados. Las emisiones excesivas de GEI provocan sequías prolongadas, temperaturas insoportables, miles de incendios forestales causados por el calor excesivo, vientos cálidos, pérdida de humedad molecular de los árboles en toda la Tierra. Estas son altas y cuando se convierten en tormentas de fuego acosas a las especies vivas.

Las altas temperaturas del agua marina blanquean los corales de Belice y el Caribe, el Mediterráneo y el mar Egeo, el mar Rojo, el océano Índico, el mar de Bengala, los archipiélagos de coral de Indonesia y Filipinas y el universo de los atolones e islas de coral del Pacífico Sur. La Gran Barrera de Coral australiana, el ecosistema coral más grande del planeta azul, ha blanqueado más del 60 % de su contenido en pocos meses.

El gobierno colombiano hace caso omiso a las duras advertencias de la naturaleza y a las llamadas del Grupo Intergubernamental de Expertos. Continúan los preparativos para imponer el fracturaje, con la aprobación de proyectos piloto en el Magdalena Medio. Consiste en añadir pozos de petróleo derechos forados en profundidad para extraer petróleo y gas atrapados en el sustrato rocoso, perforar horizontalmente y crear múltiples pozos en forma de l. El producto fluido de la fracturación será una mezcla de agua, productos químicos y arena. Bombeo en el pozo de alta presión, fracturando las capas de roca esquistosa por encima y por debajo del pozo. El gas fósil o el petróleo atrapado en las rocas se remonta a la superficie con líquido tóxico y provoca todo tipo de impactos en la vida vegetal, animal y humana. La ANH prevé que las reservas de petróleo podrían pasar de 6,3 años actualmente a un rango de 8 a 22 años, mientras que las reservas de gas podrían pasar de 8,1 a 35 años La advertencia de las Naciones Unidas: la economía debe descarbonizarse, reducir en un 45 % las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030; en 9 años. ¿Qué quieren? 
Cambio climático global

Las altas temperaturas y alteración de los mecanismos de la biosfera derriten glaciares de montaña y causan locura climática con lluvias torrenciales, avalanchas y tormentas de fuego. El cambio climático ocasiona temperaturas extremas. En 2019, Australia estableció dos veces un nuevo récord de temperatura. El 17 de diciembre se alcanzó un máximo promedio de 40,9 grados centígrados, y el 18, 41,9 grados centígrados. Algunas regiones del país registraron mediciones de la calidad del aire 20 veces por encima del nivel de peligro para la salud y experimentaron brumas asfixiantes. Los fuegos arrasaron casi 6 millones de hectáreas y siete veces la cantidad del área quemada en Amazonía, en 2019 y aproximadamente tres veces la zona quemada en los incendios forestales de California en 2018. Entre 2018 y 2020 la temperatura se elevó a 53 grados en el Valle de La Muerte, California, y a 49,9 grados en Los Ángeles. Steven Selwood, líder del equipo de Manejo de Emergencias Veterinarias del sur de Australia dijo que alrededor de 46.000 koalas vivían en la isla antes de los incendios forestales de 2019-2020. Se calcula que apenas sobreviven 9.000. Según un reporte de The Guardian publicado en enero, más de mil millones de animales habían muerto en Australia, a principios de 2020, sin contar peces, ranas, murciélagos e insectos.

Desde el comienzo del año 2020, ocurrieron más de 8.100 incendios forestales en California. Se quemaron más de 3,80 millones de acres, mucho más que los totales de años anteriores hasta septiembre. Desde el 15 de agosto hubo 29 muertos y más de 7.000 estructuras destruidas. En la Amazonía la selva lluviosa biodiversa de 6.300.000 kilómetros protectora de 16 caudalosos ríos con más de 1.000 kilómetros de longitud, capaz de entregar al Atlántico 320 millones de litros de agua dulce por segundo, ocurrían 3.000 queimadas cada año. Causadas por los garimpeiros del oro y ambiciosos fazendeiros que talan los árboles gigantes, fumigan con glifosato, queman la vegetación para abrir potreros y siembran soya transgénica. Pero los incendios atizados en la selva tropical más grande del mundo arrasaron en agosto de 2019 el equivalente a 4,2 millones de campos de fútbol, según el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil (Inpe). La población indígena oculta de la civilización en lo más espeso de la manigua padece la pandemia abandonada, y la arremetida del progreso diseñada desde el palacio de Plan Alto en la Plaza de Los Tres Poderes arrasando especies de flora, pirateando y aniquilando tribus indígenas, especies de fauna y erosionando suelos.

De acuerdo con news.com.au en 2019 las temperaturas alcanzaron niveles máximos, en el sur de Australia, donde se registraron más de 46,6° C. En Port August a unos 300 kilómetros de Adelaida, los termómetros marcaron la mínima más alta de la historia del país, con 24,6° y más al norte, en archipiélago de Nueva Zelanda la temperatura rozó 35° C durante varios días. Australia sufrió inundaciones con niveles de aguas nunca antes sufridos. En Towns Ville, ciudad costera del estado Queensland, cayeron cerca de 600 milímetros de lluvia “En siete días recibimos nuestra precipitación total anual”, dijo Jenny Hill, la alcaldesa de Towns Ville a The New York Times. “De acuerdo con algunas estaciones meteorológicas, los registros actuales duplicaron lo ocurrido en 1998, cuando hubo una inundación conocida como “La noche de Noé”. Treinta y cuatro víctimas mortales causadas por las lluvias torrenciales monzónicas en Pakistán en los últimos 3 días de agosto. Dunya News la cadena pakistaní declaró que las avenidas más transitadas de Karachi; la ciudad devastada y las regiones bajas estaban bajo el agua. De lluvias torrenciales con caudales estruendosos por el diluvio monzónico de tres días que arrastraron cientos de carros, bicicletas y personas. En el verano de 2018 la temperatura se elevó a 51,9 grados centígrados y murieron de calor 1.000 seres humanos. La India de Gandhi es azotada por los monzones de verano que traen bendiciones y terribles amarguras con lluvias diluvianas. En 2027 India, Bangladesh y Nepal enfrentaron las peores inundaciones del sur de Asia en años. Más de 1.200 personas murieron por causa de las lluvias del monzón de verano que empiezan en junio y terminan en septiembre a octubre y 41 millones de personas abandonaron sus hogares acosados por las aguas diluvianas.

El deshielo de los glaciares de montaña ocurre en cumbres nevadas de toda la Tierra. Desde los 41 volcanes nevados de Chile al Aconcagua, El Chimborazo, Cotopaxi, Anapurma del Ecuador en el Popocatépetl mexicano, las Montañas Rocosas de Estados Unidos y Canadá, Apalaches. Pirineos franceses y españoles, Dolomitas y Apeninos italianos, Alpes franceses, suizos, austriacos, bávaros. Cárpatos húngaros y rumanos, montes Urales rusos, Himalayas chinos, indios, paquistaníes, nepaleses, butaneses. El monte nevado Fuji, glaciares de Indonesia y de Papúa Nueva Guinea. Nueva Zelanda, Kilimanjaro y Ruwenzori erguidos sobre sabanas africanas. En Colombia el deshielo de la Sierra Nevada de Santa Marta, la Sierra Nevada del Cocuy, nevados del Tolima y el Huila, Cumbal, el volcán Nevado del Ruiz causa severos impactos en el ciclo del agua y la hidrología nacional. Se alteró el ciclo del agua; evaporación, circulación en la atmósfera, condensación en las nubes y precipitación en forma de nieve, lluvias o granizo. Era más seguro el almanaque Bristol que los ultramodernos satélites incapaces de predecir la magnitud de los diluvios o el horror de las sequías.

El huracán Mitch uno de los más poderosos y mortales de la era moderna, con velocidad de 290 km por hora a 320 kilómetros por hora. Mitch arrasó a América Central del 22 de octubre al 5 de noviembre de 1998, en plena temporada de huracanes del Atlántico. Causó miles de millones de dólares en pérdidas materiales. Debido a condiciones climáticas favorables, alcanzó rápidamente la categoría cinco, el nivel más alto posible en la escala de Sffir Simpson. Se movió a través de Centroamérica hasta alcanzar la bahía de Campeche para finalmente golpear a La Florida como tormenta tropical. A causa de sus lentos movimientos entre el 26 de octubre y el 4 de noviembre, Mitch descargó volúmenes históricos de precipitación en Honduras y en Nicaragua; hasta 1.900 milímetros en solo diez días. Las catastróficas inundaciones causaron cerca de 20.000 personas muertas y 8.000 permanecían desaparecidas a finales de 1998.

En pocos días el huracán Irma dejó 15 muertos a su paso por la isla de San Martín, Puerto Rico, Barbuda, Barbados, Anguila y las Islas Vírgenes Británicas. Fue calificado huracán “extremadamente peligroso” por el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos NHC e inauguró un nuevo período en que lo huracanes son más violentos y descargan lluvias inusitadas. Cómo Harvey en Estados Unidos y al tiempo en India Bangladesh y Nepal.

Los huracanes Mitch, Katrina, Harvey, Irma María, Eta, Iota y los tornados de Estados Unidos y los tifones del mar Amarillo y el Índico deben persuadir hasta los gobernantes más cavernícolas y más tercos a ejecutar una estrategia de reducción de las emisiones causadas por las quemas de combustibles fósiles, petróleo, gas y carbón. Empezando por decir la verdad sobre las causas de los fenómenos naturales que sacuden la Tierra debido a la agresión humana.

Deberíamos buscar en la energía dinámica de los vientos, en la potencia incalculable de las mareas, la generación luminosa solar en el universo y el hidrógeno 14 veces más liviano que el aire, como las fuentes inagotables de nuevas energías. Evitar barbaridades como la fractura hidráulica o fracking para transformar la materia y evitar mayor contaminación con carbono y metano del aire que respiramos, los ríos, lagos, humedales y mares, con partículas de hidrocarburos sólidos, líquidos y gaseosos. Su combustión emite micro partículas de gases de efecto invernadero GEI que debilitan el sistema inmunológico humano; las mucosas, humores, macrófagos y linfocitos, defensores del organismo y están calentando el planeta sin retorno.

La sopa química contaminada con metales pesados, sin descartar los elementos radioactivos subterráneos se vierte en estanques sin revestimiento. Se filtra en los acuíferos subterráneos y en la superficie, se desborda hacia los arroyos, envenenando las fuentes de agua corriente superficial, freáticas y subterráneas para el uso humano, en la agricultura y ganadería. El gas también puede filtrarse desde las rocas fracturadas hacia los acuíferos. Como resultado, el agua que fluye de grifos domésticos puede arder en llamas. Otros daños documentados incluyen agotamiento de caudales y suministros de agua potable por el consumo enorme de aguas crudas, contaminación del aire por la perforación y las plataformas de bombeo, grandes emisiones de carbono y metano que agravan el calentamiento global, terremotos y daños a la salud que incluyen cáncer. ¿Si quedan 9 años de plazo para modificar 45% de las fuentes de energía en el planeta a que conduce proyectar el fracking para extraer más gas y petróleo?

Existe una contracorriente ideológica que niega la existencia del cambio climático global, desconocen la gravedad del coronavirus, sabotean el Acuerdo de la Cumbre de París, concebido para comprometer a todas las naciones en la reducción de los GEI; gases de efecto invernadero y proponen extraer más petróleo y gas en el Ártico y en la Reserva de Alaska. En Colombia los emulan, ignorando los llamados de la comunidad de científicos que establecieron nueve años de plazo a través del IPCC; Panel Intergubernamental de Expertos de la ONU, para transformar el aparato productivo. Fomentan la fractura hidráulica y proyectos devastadores con altas emisiones de carbono; CO2 en La Quebradona, Santurban, Acandí, y debatieron en el Senado en mayo del año 2020 abrir vías para un macro proyecto minero energético en la selva amazónica. Todos los habitantes de Colombia y de la Tierra debemos trabajar en el Plan para la mitigación y la adaptación al cambio climático global. 


Mitigación y adaptación al cambio climático

La población de la tierra sufre por altas temperaturas, sequias prolongadas y hambrunas. Inundaciones devastadoras, tifones, huracanes y tormentas más intensos y sucesivos que descargan lluvias con trillones de litros de agua. Incendios forestales casi incontrolables en bosques cuyos árboles pierden humedad molecular que se transforman en tormentas de fuego avivados por vientos cálidos. Se multiplican eventos climáticos devastadores, una demostración del calentamiento global que acaba de ocasionar la década más caliente de la historia. El calentamiento de las aguas en profundidades abisales y el permafrost libera decenas de miles de toneladas de metano, Se liberan virus mutantes, bacterias agresivas resistentes a los antibióticos, hongos causantes de enfermedades como el dragón amarillo de los limones y el mal de Panamá de los bananos causado por el hongo vascular Fusarium oxisporum cubense raza 4. Regresó la tuberculosis, herpes, bacterias hospitalarias.

El 12 de diciembre de 2015; 195 naciones reunidas en París trabajaron en trece días de negociaciones y firmaron un acuerdo global para reducir las emisiones de GEI, gases causantes del efecto invernadero a fin de evitar el calentamiento por encima de 2°C y si fuera posible de 1,5°C. Pero la decisión histórica no se ha ratificado aún, ante graves conflictos como la deserción de USA el segundo contaminador del planeta detrás de China y la actitud negacionista de la ultraderecha global que invita a consumir más combustibles fósiles, extraer petróleo y gas en El Ártico, realizar sondeos sísmicos en el Atlántico argentino y la fractura hidráulica en Colombia.

La Cumbre de la Ambición Climática 2020 organizada por la ONU, el Reino Unido y Francia alertó el 5 de diciembre al mundo e invitó a los países de la tierra a reducir a cero sus emisiones contaminantes al

año 2050. Para crear empleos ecológicos y salvar a la especie humana. La ONU solicitó a las naciones declarar una emergencia climática hasta alcanzar la neutralidad en carbono CO2. Su Panel Intergubernamental de Expertos IPCC, compuesto por 2.500 científicos advierte que se deben reducir el 45% de las emisiones de GEI al año 2030 para evitar el caos climático.

A pesar de la recesión provocada por el virus causante del Covid-19 todas las naciones deben cumplir sus objetivos de reducción de emisiones, desarrollando su estrategia de mitigación con energías renovables, obtenidas de la energía solar, la fuerza inconmensurable de las mareas, el hidrógeno 14 veces más liviano que el aire, utilizado en bombas destructivas hasta de 50 megatones en las Islas Marshall y Nueva Zembla. La energía eólica disponible en vastas regiones, y de la energía generada con residuos de origen animal y vegetal. Quedan nueve años de plazo final para transformar el modelo productivo devastador.

Además, realizar acciones de conservación en las selvas lluviosas del planeta, en los bosques boreales y australes de coníferas, en densos manglares en bocas de ríos caudalosos y en las costas del Atlántico, el Pacífico e Indico, ligados a los arrecies coralinos que exhalan oxígeno. En los páramos y en sus lagunas de origen glaciar rodeadas de frailejones de hojas lanudas y plántagos embebidos de humedad. Pero especialmente en las selvas lluviosas tropicales cuya biodiversidad de flora y fauna las convierte en sumideros de carbono alimentados por una estrella a 151 millones de kilómetros. Pero especialmente en el mar que nos rodea donde 438000 especies de corales y espléndidas criaturas luminiscentes en la obscuridad de la noche emiten el oxígeno que consumimos animales, vegetales y humanos.

Share this

Related Posts

Previous
Next Post »