La extinción de las especies: perturbación humana

César Tovar de León 14:43

Todas las especies de flora y fauna reciben energía solar y generan energía que contribuye a su equilibrio y equilibrio global y universal. Pero el devastador modelo de monopolio productivo de los ecosistemas molesta el equilibrio ecológico del planeta. Daña el sistema inmunológico de los seres humanos que inhalamos el aire contaminado, bebemos agua no potable, consumimos alimentos fumigados hasta 20 veces durante su período vegetativo. Queda poco tiempo para reducir drásticamente el 45 % de las emisiones de carbono y gases equivalentes hacia 2030 y para entender que vivimos gracias a las especies animales y plantas y su generación incesante de energía para perpetuar la vida.

Por Oscar Rivera Luna
Ingeniero agrónomo UNAL, Investigador y estudioso del Cambio Climático
Parte I.
Hace 30,000 años los humanos comenzaron a poblar y transformar la tierra, como una especie ′′ inteligente
El Sol, la pequeña estrella que nos ilumina, genera luz, calor y energía para la vida humana, animal y vegetal en la Tierra. El crecimiento de los seres vivos, el follaje y la estructura molecular de las plantas en varios ecosistemas. Su energía ligera se transforma en química en forma de glucosa del agua y dióxido de carbono. Las moléculas de azúcar son combustible orgánico para las células en la fotosíntesis que convierte las flores en fruta, libera oxígeno, y crea el tejido ecológico de selvas, manglares, taigas, tundras y bosques. Los arrecifes de coral florecen llenos de vida adornados por criaturas graciosas cubiertas con armadura brillante. Escuelas brillantes de peces se mueven al unísono. Los manglares crecen en aguas superficiales salobres y albergan muchas formas de vida; peces, crustáceos y moluscos. Los bosques tropicales son la explosión energética más grande generada por las acciones e interacciones de plantas con insectos, aves, serpientes, mamíferos, batracos y reptiles, obedeciendo su secuencia genética de información y las leyes de la naturaleza. La menor biodiversidad en los bosques boreales y australes genera menos energía, pero su biomasa total regula el carbono en la atmósfera del planeta, el ciclo del agua, las precipitaciones y los flujos fluviales. Todas las especies de flora y fauna reciben energía solar y generan energía que contribuye a su equilibrio y equilibrio global y universal. Pero el devastador modelo de monopolio productivo de los ecosistemas molesta el equilibrio ecológico del planeta. Daña el sistema inmunológico de los seres humanos que inhalamos el aire contaminado, bebemos agua no potable, consumimos alimentos fumigados hasta 20 veces durante su período vegetativo.
Hace apenas 30.000 años, los humanos comenzaron a poblarse y transformar la Tierra y en los últimos 200 años tuvo lugar la revolución industrial, lo que trajo enormes avances y gran desarrollo de fuerzas productivas. Agricultura mecanizada, la máquina de vapor, luego coches, aviones, submarinos, el viaje a la Luna, armas nucleares para la destrucción masiva y la conquista de Marte y el universo. Todo sucedió en unos momentos de infinito tiempo. Su progreso se centró en preocuparse por no importarle nada de destruir bosques tropicales, arrecifes de coral, manglares, taigas, tundras y bosques, y estamos viendo el doloroso y mortal resultado de la pandemia. Causamos caos en la dialéctica global; el baile de la flora y la fauna especie. Envenenamos las aguas de los ríos cristalinos y el surgimiento de bocachicos. Corrientes marinas con derrames de petróleo y la atmósfera compuesta por oxígeno y nitrógeno con excesos de carbono, metano, óxidos nitrosos. Envenenamos las aguas marinas y estamos aniquilando las abejas al ritmo del mercado agroquímico. Acertamos elefantes capaces de comunicarse a cincuenta kilómetros de distancia, para hacer bolas de billar con sus colmillos. Las beluga cantando ballenas y sus dulces melodías, los tiernos koalas de Australia B. Los albatros de medio camino mueren llenos de plástico, arrancamos las aletas de los tiburones inspectores sanitarios en aguas salinas. Masacramos a hermosos tigres de Bengala en sus refugios mojados a los pies del Himalaya. El salmón que da cuenta de su épico de por vida en plena madurez, recordando sus cunas y volviendo al lugar exacto donde nacieron entre los glaciares helados y sus lagunas que reflejan la espléndida naturaleza de las coníferas verdes, las nevadas y los acantilados de hielo áspero.
El jefe estadounidense Indian Seattle se dirigió al presidente estadounidense Franklin Pierce en 1855 diciendo: Si nadie puede poseer la frescura del viento o el destello del agua, ¿cómo es posible que pretendas comprarlos? Cada parte de esta tierra es sagrada para mi gente, cada especie de pino brillante, cada rincón arenoso, cada niebla en el bosque oscuro, cada insecto claro y zumbido es sagrado en memoria de mi gente. ¿Qué queda de vida, si el hombre no puede escuchar el hermoso llanto del pájaro nocturno, o los argumentos de las ranas alrededor del lago en medio de la noche? Nada valió la pena, la especie humana aniquiló el bisonte del Oeste Americano, los rinocerontes blancos del norte en África, quiere aniquilar las tunas blancas, perlas y azules con su flota pesquera de 780.000 barcos solo en Indonesia y redes dotadas de energía, devastando el fondo marino. Gorilas de la niebla en las montañas de Virunga y gorilas de las llanuras que llevan el mortal virus hemorrágico ébola.
Culpamos a los murciélagos, pangolín, y las ciudades como embalses de virus mutantes. No entendemos que los animales de diferentes especies son portadores de virus mutantes, su secuencia genómica y bacterias resistentes a la penicilina. Sin ningún peligro para los seres humanos, si conservamos el orden natural. Menos entendemos los graves impactos causados por la destrucción de la quema, tala, venenos y la captura de animales para someterlos a la esclavitud de circos. Matar animales puede liberar virus interrumpiendo el equilibrio del ecosistema, sangrando la Tierra, interacciones entre especies vivas de flora y fauna desaparecen, las energías vitales se extinguen. Mercenarios sin alma queman bosques, selvas y destruyen la vida de las comunidades indígenas, silenciando su conocimiento ancestral, refugiados en lugares remotos de belleza excepcional, donde ante la mente y la cruel y destructiva mano del hombre no habían llegado. La proliferación de virus mutantes es el resultado lógico de la agresión humana, la quema y la tala de árboles.
Existe la ley de la contradicción universal; entre las acciones y la naturaleza reacción.

Una especie de venganza de la naturaleza que acaba de comenzar y será más dolorosa ya que las emisiones dañan los mecanismos de la biosfera y envenenamos la atmósfera, los mares y la tierra en beneficio de los bancos y el mercado global y, por lo tanto, nuestro ya débil sistema inmunológico será más vulnerable al ataque de gérmenes. Pero aún podemos cambiar el curso de la historia y escribir otro de equilibrio, justicia y libertad.
Biología molecular que tiene como objetivo estudiar los procesos de vivir desde un punto de vista molecular. Ácidos núcleicos y el más ampliamente utilizado es el ácido desoxirribonucleico o el ADN, el componente de genes que llevan características esenciales de personas, animales y plantas. El estudio de la estructura, función y composición de las moléculas.
Parte II. La proliferación de virus, bacterias y plagas se debe a disturbios humanos
En el universo infinito y en su pequeña partícula de la Tierra, todo está relacionado; el orgánico viviente y el inorgánico. El agua inorgánica es la esencia de la vida orgánica. De la descomposición de la materia emergen nuevas formas de vida. La biótica se asocia con el abiótico. La ley de la gravedad universal es simple, porque a cada acción corresponde una reacción. La crisis biológica del covid-19 es una demostración palpable de la incapacidad del ser humano inteligente, sólo está empeñada en atesorar la riqueza. No descifra los secretos de la vida, no está interesado en la contaminación del aire respirable, ni en el agua para el consumo y el suelo productor de frutas. Tampoco apreciamos la danza de la especie de todas sus moléculas tejiendo vida y regulando el clima. Gracias a las abejas y ocho millones de especies de fauna funcionan los ecosistemas. La ecología es un intento de coordinar todas las ciencias de la vida en beneficio de la sociedad. Pero es considerado una ciencia preocupante y subversiva por aquellos que pisotean el equilibrio natural y buscan aprovechar los servicios de la naturaleza de manera vandálica, pero la naturaleza se resiste liberando gérmenes.
Las selvas tropicales tienen la mayor biodiversidad genética en pleno equilibrio y la mayor producción de energía en kilocalorías por metro cuadrado y año, según Eugene Odum, maestro del agua y el suelo. La humedad y el calor permiten un rápido crecimiento y transformación de las especies vegetales, que son el hábitat de las especies animales. Óptimo para el metabolismo celular. La actividad de los depredadores y presas. De la fotosíntesis; con la luz solar abiótica y las hojas verdes de la vegetación vertiginosa, el componente biológico exhala oxígeno, respira Los bosques tropicales del Amazonas, Orinoquia, Chocó Biogeographic, el Darién panameño, la Reserva de la Biosfera Maya, la selva Lacandona del sur de México, Los bosques Congo-Guinea y Zaire. Vietnam, Camboya, Laos, Tailandia, Malasia, Indonesia y Papua Nueva Guinea son los mayores lavabos de carbono del planeta. Fueron elegidos por los propietarios de gran capital para extraer petróleo, para llevar a cabo una quema y matanza de humanos y animales, para robar cobalto, oro, diamantes, niobio... La investigación ecológica y los estudios moleculares demostraron que el animal venenoso más temido en especies de los bosques, serpientes y batraquios son una constelación de genes y moléculas útiles en la medicina molecular y el equilibrio de los ecosistemas. En las selvas de Colombia, Chocó y el pueblo amazónico sufren de olvido absoluto, la salud pública no existe en hospitales que operan en el abandono sin camas. El hambre aniquila niños, no hay agua potable. La locomotora minera ha atropellado a los pobres, contamina los ríos con cianuro y mercurio y destruye la armonía de la especie.
Sucedió en 2002 con el coronavirus Sars-CoV, que encontró su embalse natural en murciélagos, y luego se trasladó a las colinas un mamífero carnívoro consumido en restaurantes de China. Calentamiento global, explotación de recursos naturales en bosques tropicales, bosques de manglares y pesquerías, causa fragmentación ambiental. Los cambios en la biosfera favorecen la aparición de zoonosis de la alteración de los ambientes naturales e interacciones entre animales salvajes y domésticos y poblaciones humanas. El tráfico internacional de fauna silvestre, la migración humana favorece la difusión de patógenos zoonóticos en todo el planeta que sufren degradación de muchos hábitats de vida silvestre, afectando su diversidad y contribuyendo a la difusión de las zoonosis. Como la enfermedad de Chagas transmitida por bichos infectados, el roedor transmitió Hantavirus, la rabia, la enfermedad viral que afecta al sistema nervioso central, los gusanos de los peces y la vibriosis bacteriana marina común en aguas salinas costeras. Hay muchas zoonosis; salmonelosis, brucelosis y ántrax en diferentes ambientes mundiales de vida silvestre.
La rebelión del virus mutante es el resultado lógico de disturbios humanos
Envenenamos la atmósfera y sufrimos de asma, dificultades respiratorias agudas, cáncer de pulmón y leucemia linfoblástica. Partículas contaminantes; pM10, pM2.5, carbono, metano, ozono, óxidos nitrosos debilitan el sistema inmunológico. Envenenamos las aguas corrientes y sufrimos de salmonelosis, cólera, diarrea, gastroenteritis. Envenenamos alimentos con fósforo, clorados, carbamatos, sistémicos y herbicidas y sufrimos acumulación letal en el hígado. Destruimos las selvas tropicales, la mayor concentración de la biodiversidad genética en el planeta tierra en equilibrio, y liberamos moléculas que transportan virus. Todas las especies animales y plantas viven, crecen, procrean y producen oxígeno, frutas y bienes en armonía y equilibrio. Pero la especie humana ataca con su modelo destructivo e irracional, matando y amenazando a todas las especies, aniquilando sus acciones e interacciones y extinguiendo la energía vital de los ecosistemas. Para continuar con el modelo económico de fractura hidráulica, para cruzar los bosques con carreteras de cuatro carriles, para extraer oro del páramo Santurbán y otras fábricas de agua, para llenar pantanos y humedales, para quemar cultivos, para desviar ríos de su curso, Verter aguas residuales en fuentes de agua superficiales, es un suicidio. Condenar a los seres vivos a un mayor sufrimiento. Queda poco tiempo para reducir drásticamente el 45 % de las emisiones de carbono y gases equivalentes hacia 2030 y para entender que vivimos gracias a las especies animales y plantas y su generación incesante de energía para perpetuar la vida. Conducido por una estrella que es una fuente inconmensurable de energía desde 151 millones de kilómetros.

Share this

Related Posts

Previous
Next Post »